8 de marzo – Día Internacional de la Mujer

2017 está siendo un año muy duro para nuestras compañeras, los mass media probablemente hoy hablaran de recorte respecto al hombre sobre desigualdad, tratara de vender la moto de una mejora en su situación de la misma manera que nos la vende con la recuperación económica, una mejora que esconda el empeoramiento de la situación de ambos sexos. Llevamos 8 días del tercer mes de 2017 y llevamos 20 mujeres asesinadas por sus parejas, se puede hablar ya en términos de masacre.

De los hombres hay que decir que hay poca cooperación, dentro de movimientos comunistas, anarquistas, antifascistas, o incluso entre esos llamados “qeers” hubo casos de acoso, que el colectivo rechaza siempre afortunadamente. Nosotros también somos hombres y entendemos lo complejo que es realizar estos cambios, somos trabajadores que han crecido en una sociedad capitalista y patriarcal, somos prácticamente programados desde niños para ser así y debemos de luchar nosotros mismos por cambiar esos vicios de adquiridos de esta sociedad patriarcal, no debemos acomplejarnos debemos combatirlo. Somos marxistas, hacemos análisis materialistas sobre todas las cuestiones, queremos la igualdad de la sociedad, por lo que nunca podremos considerarnos Comunistas si no tratamos con la misma igualdad y respeto a una mujer trabajadora. Debemos de ser críticos con nosotros mismos, conocer todas nuestras contradicciones y luchar con ellas, no es sencillo y esa es la realidad, pero con voluntad se podemos cambiar cualquier cosa de nosotros. Debatir con las compañeras sobre cualquier cuestión también es importante, se aprende mucho escuchar sus charlas, comentarios… al final siempre depende de si uno mismo quiere cambiar y aprender, o seguir manteniendo tu yo patriarcal y capitalista.

Si la situación es así dentro movimientos que defienden también el feminismo, pues imaginad fuera de él, “feminazismo”, “exageración y falsificación de las denuncias por malos tratos”, a muchos solo les falta que una mujer lidere una guerra para comenzar hablar de millones de muertos a manos de la mujer… Y la otra cara es un casi cómico feminismo burgués y un feminismo levantado con intereses políticos por, oligarcas cuyas practicas e incluso nombre muchas mujeres copian, Femen y otros grupos similares que no representan los intereses de las trabajadoras, sino que responden a intereses políticos, intentos de desestabilización y provocación en países.

Este sistema convierte a nuestras compañeras, en muñecas de porcelana con el objetivo de explotarlas más que a nosotros. Igual que nosotros ellas han sido programadas, nosotros los hombres programados para ser seres serviciales para la clase social dominante, la mujer es como un comodín que tanto el hombre burgués como trabajador explota y no respeta.

Nos hubiera gustado escribir algo bonito sobre la mujer o sobre que significa el 8 de marzo, su historia, pero sabemos más o menos el porcentaje de nabos que nos siguen y nos leen, por lo que decidimos publicar esta reflexión que nos parece algo más productiva que un homenaje cuando la situación es tan mala para ellas, las compañeras tienen la necesidad de que el hombre de su clase social provoque esos cambios sobre el mismo sin esperar a la caída del propio sistema social o cambio de la clase dominante como tratan de proclamar muchos pseudo-marxistas iluminados, aceptar esto como correcto sería como aceptar que los trabajadores deben abandonar la lucha por cualquier pequeña reforma o mejora de su situación y solo esperar a la revolución, por eso que preferimos darnos un tirón de orejas en un día como hoy y recordar al resto de compañeros la importancia de trabajar en producir estos cambios en nosotros mismos, comenzar la revolución en casa, y entre mono y mono creo que nos entendemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *